Alejandro Berlanga

Esto empezó el 29 de Junio de 1988. Málaga, sol, calor, materno infantil.

A partir de aquí amigos, fútbol y alguna que otra clase ocupan el 100% de mi tiempo, hasta que en 2009, y gracias a las recomendaciones de un gran amigo, me tropiezo con esto del mundo del diseño.

Empecé a estudiar un máster de Diseño Gráfico y Preimpresión en la escuela Gauss Multimedia. En 2010 una vez finalizado el máster y tras un periplo por tierras inglesas, vuelvo a Málaga para realizar mis primeras prácticas para una agencia.

Llego entonces a la Caja de Herramientas (Torre Del Mar – Málaga), donde aprendo a cometer mis primeros errores y comienzo a soltarme en un mundo por aquel entonces desconocido para mi. Una etapa muy enriquecedora y altamente motivante.

Tras mi paso por la Caja de Herramientas, aterrizo en 2011 en Coonic (Málaga). Durante 3 años esta oficina se convierte en mi segunda casa, y mis compañeros de trabajo en algo más que eso. Gracias a Coonic he tenido el placer de trabajar en proyectos de relevancia a nivel local y nacional. Pero alguien llama a la puerta… Llega nömad.

En 2014, y tras cuatro años de trabajo ininterrumpido, tengo la gran suerte de llegar a un equipo como el de nömad. Diseño, ilusión y ganas (sobre todo esto último), hacen que me una a este proyecto sin ningún tipo de dudas. Pero como todo cuento, este también tiene un final y no es de los de “fueron felices y comieron perdices”, por motivos personales después de dos años y medio de muchas risas y alguna que otra hora de trabajo… Cogí la maleta y volví para Málaga.

A finales de 2016 me uno a una nueva y numerosa familia, paso a formar parte del maravilloso equipo Freepik. Mi primera etapa en una empresa con tantísimos trabajadores, en la que he aprendido muchísimo. Detrás de una “simple web” existe un gran trabajo interno, el cual, me ha encantado observar día a día. También te das cuenta de que por muy grande que sea la empresa, si el ambiente es bueno, acaban siendo uno más de tu familia.

Como viene siendo normal, esta etapa de un año de trabajo y muchos mockups a la espalda, también ha llegado a su final. Ahora en 2018 el cuerpo me pide retos, me pide proyectos personales y me pide encontrar el equilibrio perfecto entre horas de trabajo y horas de vida, por lo que he decidido volver a ser Freelance.

Quizás ser Freelance no es la mejor idea para encontrar ese equilibrio, pero llámame loco, quién no arriesga no gana y hemos venido a jugar :)

Mis números después de ocho años dentro del mundo del diseño

300 pastis

(tranqui, solo ginseng)

587.940 canciones

(I love Spotify)

4.190 cafés

(siempre pido un mitad)

3.340 Km

(pedaleo que te veo)

48.400 km

(contando sólo el coche)

2.340 GB

(sin contar los A-Z)

9.475 emails

(carteros aparte)

(cambios de clientes)